BRINDIS por David Pujante

 “Puesto que solo somos la corteza y la hoja.

La gran muerte, que lleva cada uno en sí mismo,

ella es el fruto, en torno a lo que todo gira.”

(Rilke)

         ¿Y quién no está tocado

por la vida o la muerte?

¡Touché!

         ¿Quién puede aún decir

que vive en la crisálida,

sin exponer su vuelo

al perdigón oscuro

de ese fusil que siempre está dispuesto

a abatirnos?

         ¡Que me lo diga y brindaré con él

por esa suerte extraña,

ese sueño perenne

que sin embargo –todos lo sabemos–

no puede ser la vida!

         Será sólo un letargo,

un extraño narcótico,

un curioso espejismo,

un no vivir viviendo,

un no sé qué, que tú, que lo padeces,

confundes con estar entre los vivos,

exento de su esencia destructora.

                               captura-de-pantalla-21